El tatarabuelo de Roald Dahl

Tengo un amigo que si descubriese un incendio en un cine, se iría hasta la puerta de puntillas y, ya con un pie en la calle, avisaría al resto de espectadores. Lo puso por escrito en un test psicotécnico y su entrevistadora le dijo que eso no era normal. Que no se entendía. Yo lo entiendo perfectamente (y sospecho que ella también); me parece brillante (sospecho que a ella no).

El tatarabuelo de Roald Dahl era el pastor de Grue, una pequeña aldea noruega. El domingo de Pentecostés de 1822 su iglesia salió ardiendo durante la misa. Para cuando el sacristán dio la alarma, el fuego estaba fuera de control. Casi todos los asistentes corrieron hacia la puerta y la empujaron intentando salir, pero la puerta se abría hacia adentro y mientras más empujaban, más la bloqueaban. El edificio era de madera y en diez minutos aquello se había convertido en un infierno. Murieron más de cien personas, casi todas mujeres y niños.

GRUE

Los pocos que lograron escapar lo hicieron por seguir el ejemplo de su pastor. Lo cuenta (y muy bien por cierto) Donald Sturrock en el primer capítulo de su biografía de Dahl. En lugar de correr hacia la puerta como los demás, el pastor Iver Hesselberg (aka el tatarabuelo del escritor) se dedicó a apilar biblias debajo de una de las ventanas que había junto al altar. Cuando la pila fue lo bastante alta, trepó hasta el alféizar y desde ahí se lanzó a través de la vidriera, fuera del alcance de las llamas.

Gracias a su escapada (con la que no sé si la entrevistadora de mi amigo se sentiría muy cómoda) Hesselberg vivió, y pudo trabajar para sacar adelante una ley que se asegurase de que, a partir de entonces, todas las puertas de edificios públicos de Noruega abriesen hacia fuera.

 

 

Anuncios

10 thoughts on “El tatarabuelo de Roald Dahl

  1. ¿Y en Suecia, quizás? Mis padres tuvieron una casa de construcción sueca y la puerta principal abría hacia afuera.
    Es más fácil para salir y es más difícil de asaltar, parece una forma más lógica de instalarla.
    O, poniéndonos étnicos y algo xenófobos, si eres del sur y por lo tanto hospitalario, abres hacia adentro y si eres del norte y por lo tanto frío y lejano, abres hacia fuera.
    Abriendo hacia adentro son mejores las bienvenidas y abriendo hacia afuera las despedidas son más rápidas.
    Y ya paro. De verdad que no me he fumado nada….

    Le gusta a 1 persona

    1. Pues es probable, porque Grue está muy cerca de la frontera con Suecia. Me gusta mucho la reflexión. Buscando información sobre Suecia y las puertas, encontré esto sobre el rodaje de la serie del inspector Kurt Wallander que rodó la BBC en Suecia:

      “The actors who came over from Britain to play Ystad’s finest were a little nonplussed when they tried to kick in the door of one of the suspects.

      Swedish doors open outwards so that you don’t bring snow into the house, with the unfortunate side effect that they are impossible to kick in, in the time-honoured British television cop way. A delegation went off to the real Ystad police station to see how they get round this problem. It turns out that Swedish policemen usually get into a house through a window.”

      Lo de la nieve lo dicen en algunos sitios, y en otros dicen lo del fuego… Pero me encanta la historia de cómo entra la policía en las casas según el país, ¿no?

      Read more: http://www.dailymail.co.uk/travel/article-617197/Out-beat-Inspector-Norse.html#ixzz3zdyeRLZi

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s