Los pájaros

En otoño teníamos las nubes de estorninos al atardecer, con su canto de teléfono achicharrado. A la hora de los estorninos se veían los enjambres negros (dos, tres, cuatro) volando con precisión, cambiando de rumbo siguiendo quién sabe qué consignas, echándose en los pinos de la avenida.

Ahora, antes casi de que amanezca ya están los vencejos en acción. Me encanta verlos volar rápidos, determinados, pequeñas ballestas atravesando el cielo. Sus voces me llevan a la adolescencia: los días de sol en primavera, el olor a hierba recién cortada, los vencejos y la angustia de los exámenes sin estudiar, un año más.

Simón ha hecho un comedero de pájaros con una lata de cerveza. Es para los gorriones que se posan en la ventana de la cocina. Trinan y pían y son bastante jaleosos en general. Lucas se sienta a hacer la tarea delante de la ventana y se distrae con ellos. “Hacen un ruido que me recuerda al de los aspersores”, me dice imitándolos. Es verdad, lo hacen.

Ayer vi dos cornejas negras atravesando la autovía por la cuesta del chorizo.

Los martes, de camino a las clases de costura, suelo ver alguna urraca. De una en una, nunca dos.

*La ficha de la cabecera es de Animal Habitats, una app chulísima (ya descatalogada, tristemente) que hizo Terrier Digital para el iPad.

Anuncios

2 thoughts on “Los pájaros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s