Waiting for Blanca

La madera del porche refleja la luz de la tarde, haciéndola un poco más dorada. Alrededor de la mesa baja de mármol, John y mi padre disfrutan de una copa de amontillado viejo. Le dan vueltas al misterio del palo cortado, intentan desentrañarlo. Comparan sus datos, lo que a cada uno les ha dicho tal o cual bodeguero.

Luego, la conversación se hace más general. Mi madre le cuenta alguna anécdota de su juventud en Jerez, o alguno de sus viajes con mi padre. John le pregunta más detalles y se ríe con ella, divertido con sus historias. Al fin, se quedan callados, mirando pensativos hacia el jardín.

El tiempo se queda quieto un instante. Las golondrinas beben rozando el agua de la piscina, rompiendo el reflejo de la tarde que empieza a marcharse.

Aparece mi hermana Blanca para recordarle a John que han quedado en venir después a nuestra casa. Seguiremos con las charlas de palos cortados, o de libros, o de paisajes. Mis hijos, los que estén por casa, se unirán a la tertulia. Siempre les gusta hablar con John, les gusta cómo se interesa por sus cosas, cómo siempre se acuerda de lo que hablaron la última vez que se vieron.

John se levanta y, en su cuarto, escribe algunas notas sobre lo que le acaban de contar. Al rato, ya está dispuesto para salir. Blanca todavía anda de aquí para allá, hablando con mis padres, buscando un libro, terminando de arreglarse.

Sentado en el banco antiguo del zaguán, mira tranquilo cómo se van las últimas luces del día. Waiting for Blanca.

*Hace casi 11 años que murió John Sanders, la pareja de mi tía Blanca, hermana de mi padre. Dejó un libro sin terminar que mi tía quiso publicar para que quedase como recuerdo de su vida. Me acuerdo de él a menudo, sobre todo en las noches de verano. Era un hombre amable, entretenido, educado. Le tenía mucho cariño. Al final del libro, que se llama Waiting for Blanca, sus familiares y amigos escribimos unas líneas recordándolo. Estas de aquí arriba son las de mi padre. 

**El dibujo de la cabecera es de Livia Bustillo, la hija de Blanca (y mi prima, claro). Ella se hizo cargo de las ilustraciones del libro, que quedó mucho más bonito (y elegante) gracias a ellas. A John le habrían encantado.

Anuncios

3 thoughts on “Waiting for Blanca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s