La belleza es frecuente (y los pájaros también)

Casi todas las mañanas dejo a los niños en el colegio y doy un paseo alrededor de un lago que hay al lado. El lago está rodeado de urbanizaciones bastante feas y la calzada que lo rodea, de adoquines rojos, es horrorosa (y está en mal estado). Pero “la belleza es frecuente”, como dijo Borges (gracias, Montano) y depende de dónde pose yo la vista (o enfoque la cámara).

papamoscas

Tengo un teleobjetivo nuevo desde hace un par de semanas. Me lo han regalado entre Simón y mucha gente estupenda por mis 40. Desde que me lo llevo por las mañanas, disfruto de mi paseo dos veces. Una allí y otra luego, mandándole las fotos de pájaros que no conozco a Cristina, a José Luis, a mi padre. El otro día pillamos a un papamoscas comiéndose una oruga y cacé al calamón que suele estar en los juncos, junto a las casa rojas. Ayer descubrimos que un pajarillo algo espeluchao, con los ojos claros y pinta de loco es un buitrón (en la foto de la cabecera). También logré ver al martín pescador posado entre los tarajes. Quizá hoy consiga hacerle una foto (o mañana, o pasado).

buitron-desenfocado

Esta foto del buitrón está desenfocada, pero me hace mucha gracia. ¡Ese pico, esas plumas, ese ojo! Qué descubrimiento. Qué felicidad.

 

Anuncios

2 thoughts on “La belleza es frecuente (y los pájaros también)

  1. Gran felicidad compartida! Esos minutillos robados para la identificación desde la oficina me trasladan al campo y me hacen feliz.
    Y hay otra cosa que me está alegrando cada día…. desde hace un par de meses voy en bici al trabajo a diario. Qué sensación de libertad! Qué gusto el fresquito mañanero y poder oír a los mirlos y petirrojos …. hoy durante el trayecto de ida pensaba en Paula. Qué suerte los paseos que se da, y qué afortunada me siento de acompañarla en la distancia.

    Me gusta

  2. El otro día, por las marismas (desecadas) que hay después de Lebrija, vi que dos cigüeñas negras se levantaban al paso del Alvia. Estaban en uno de los canales de drenaje.
    El domingo vi dos grullas entre las encinas cuando el tren empezaba a cruzar el maravilloso valle de Alcudia.
    Es cierto que da felicidad. No sé por qué, pero la da.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s