El elefante del museo

Esta es la historia de Luis Benedito, taxidermista del Museo de Ciencias Naturales de Madrid, y su odisea para disecar el elefante que sigue siendo la pieza estrella de la colección casi 100 años después.

En 1913, el duque de Alba caza un elefante en Sudán y lo dona al recién estrenado museo, del que es patrono. El director del museo considera que es una tarea imposible y manda almacenar la piel; pero el nuevo taxidermista tiene otros planes.

Benedito ha estudiado taxidermia en Alemania durante años con los mejores especialistas, y no quiere dejar pasar la oportunidad de disecar el animal terrestre más grande del planeta. El museo no tiene dinero ni espacio, y Benedito no ha visto un elefante en su vida… aunque eso no son más que simples inconvenientes para nuestro hombre.

Aquí va el segundo proyecto propio de Nido de ratones (la web casi está ya). El elefante del museo se publicará (Dios mediante) en invierno del año que viene. La idea, el texto y las ilustraciones son de Ximena Maier

Anuncios

Paseos por la laguna

No me gusta mucho andar, pero si voy con la cámara puedo estar todo el día. La laguna está divida en dos. Casi siempre doy el paseo por la parte más fea; hay más pájaros. En la otra hay una tonelería enorme y muchos más gatos. A lo mejor por eso no veo tantos pájaros allí. La orilla de enfrente de la tonelería da al campo y las dos veces que he pasado por allí he oído perdices. No sabía que eran perdices, pero me lo chivó mi madre.

Hoy había un cernícalo en la laguna. No hacía frío. Olía muy bien, primero a estiércol, un poco, y luego a la madera quemada de las duelas de la tonelería. El viento se fue levantando poco a poco; venía de allí. Un zampullín se acercó a la orilla sin asustarse enseguida. Oí ladrar a una garza que se levantó de entre los tarajes con mucho trabajo. Me pareció ver un avetorillo.

***

Cualquier frase con la palabra taxidermista sirve de título para novela: El taxidermista de Gerona, La amiga del taxidermista, El club del taxidermista muerto. Hagan la prueba.

  ***

Los cormoranes pasan como góndolas brillantes, con el ojo azul y el cachete amarillo reflejando la luz del sol.

 ***

El pechiazul va pegando saltitos; se para, enfoco, salta otra vez. Se para, enfoco, salta otra vez. Por fin, lo tengo. El próximo día me acercaré un poco más.

 ***

El martín pescador no se asoma por aquí hoy. Si supiera que doy el paseo por este lado de la laguna, mucho más feo que el otro, para ver si me encuentro con él…

zampullin
El zampullín.

A veces me paro y recojo un poco de basura. Siempre se me olvida llevar una bolsa, así que solo lo hago cuando estoy cerca de una papelera. Esto es más difícil de lo que parece porque faltan muchas. He descubierto algunas en el agua, entre los tarajes.

***

El calamón se me escapa casi siempre. No desaparece en seguida, pero se va; como las ideas. Ayer por la tarde me enseñó el culo antes de desaparecer entre las cañas.

***

El taxidermista del padre de mi amiga Ximena dice que los bichos de la urraca no tienen por qué ser culpa de la taxidermista que lo disecó. Que Simón hizo muy bien en quitárselos todos y en meter a la urraca en la bolsa con el antipolillas. Que a pesar de eso (y aunque la metamos en un congelador), si hay algún huevo dentro de la urraca sin eclosionar, no servirá de nada. Los bichos saldrán y le fastidiarán las plumas y será el fin. Pero a lo mejor no tiene ningún huevo dentro y entonces podré seguir disfrutando de ella.

***

 Ya tengo un panda planner. Se me ha deshecho el nudo en el estómago.

***

He hecho carpetas para las fotos de pájaros; así me cuesta menos borrar y llevo mejor la cuenta. Cuando tengo una foto muy buena, borro la anterior.

whatsapp-image-2017-02-07-at-15-47-08

*La foto de la cabecera es de un cormorán. Ayer vi a uno tragándose un pescado.